Seguridad de la mercancía dentro del almacén

Seguridad-de-la-mercancia-dentro-del-almacen_banner

La seguridad en la gestión y almacenaje de las mercancías es una parte fundamental para cualquier empresa, por esa razón es importante elegir cuidadosamente al aliado de logística y almacenaje y exigir el cumplimiento de estrictos estándares de seguridad.

 

Los almacenes conviven de forma constante:

 

  1. Equipamiento fijo, almacenando una gran cantidad de carga y peso en altura.
  2. Equipamiento móvil, como son los equipos de manutención y trabajadores.

 

Estos espacios físicos permiten guardar la mercancía de manera ordenada y de una forma en la que pueda ser fácilmente inventariada, monitoreada y con los cuidados necesarios para evitar su deterioro.

 

El almacenaje de mercancías dependerá del producto, sus características y los criterios del almacén (como capacidad y agilidad de acceso para acceder a ellos, entre otros).

 

Administrar un almacén es un proceso complejo que abarca el proceso de recepción, almacenaje, transporte y cuidado del producto.  Dicho esto, también se incluyen protocolos de seguridad que ayudan a prevenir situaciones de riesgo, frecuentemente relacionadas con el estado del almacén, la operación de maquinaria al interior y personal.

 

Para reducir los riesgos en los almacenes, cada vez más se implementan lineamientos y acciones concretas, por ejemplo: el aumento en la eficiencia de los recursos empleados, así como el control detallado del espacio dedicado a almacenaje y los equipos.

 

Entre las características a considerar en el proceso de almacén de una empresa y garantizar la seguridad, tanto de las instalaciones como de la mercancía y los colaboradores son:

 

  • Contar con buena iluminación: esto es imprescindible para administrar los inventarios en condiciones óptimas. Al no disponer de luz natural en el almacén, se deben instalar focos que iluminen todas las áreas de este.
  • Disponer con un sistema de ventilación adecuado: esto es fundamental para evitar la acumulación de vapores tóxicos y zonas malolientes que representen un riesgo para el personal.
  • Tener dispositivos para la detección y extinción de incendios que pueden tener lugar al interior y al interior del almacén: alarmas, extintores, mangueras, etc., han de estar señalizados y en una posición accesible en caso de emergencia.
  • Señales y entradas visibles y libres de obstáculos para poder evacuar el almacén.
  • Respeto de límites de velocidad y distancias de seguridad: cuando se maniobra con maquinaria en el interior, se debe manejar con precaución respetando los límites de velocidad distancias que aseguren evitar atropellos y choques con otras máquinas o personas.
  • Contar con una vía exclusiva para todo el personal que se mueva a pie.
  • Tener las rampas y escalones señaladas para evitar las caídas y tropiezos.

 

De manera adicional, existen implementaciones tecnológicas que pueden ayudar a simplificar la administración de almacenes e inventarios y a proporcionar un mayor control y vigilancia contra robos, pérdidas o desorganización, tales como:

 

  •         Controles de acceso por medio de tecnologías de reconocimiento y de tarjetas inteligentes.
  •         Visibilidad, seguimiento y rastreo de inventario en tiempo real.
  •         Monitoreo del almacén y sus actividades por medio de circuito cerrado.

 

Los riesgos y los peligros que existen en un almacén se pueden reducir de una forma muy importante con la adecuada planificación de los procesos que se realizan en estos, así como con la adecuada formación e información de las personas que realizan sus labores en los mismos.

 

En Algebasa somos especialistas en logística. Nuestros almacenes cuentan con infraestructura certificada para prevenir cualquier riesgo y abordarlo de manera oportuna. Además, nuestro personal está altamente capacitado en el uso seguro del equipo, así como en la prevención de riesgos que garantizan una operación confiable para que tu mercancía se encuentre cuando la necesites.

Nuevo llamado a la acción