¿Cuáles son los procesos que hace un agente aduanal y un depósito fiscal?

servicios-logisticos-paletizado.jpg

Las empresas que importan o exportan saben lo importante que es realizar la planeación y preparación de los procesos adecuada y profesionalmente para asegurar que la mercancía se entregará a los clientes y que las obligaciones aduanales se cumplirán en tiempo y forma.

Por esta razón es importante elegir un experto en comercio exterior, como el agente aduanal, que podrá brindar asesoría y experiencia en todo el proceso de importación o exportación, brindando alternativas eficientes de logística e información actualizada sobre las disposiciones legales.

El agente aduanal es una persona física autorizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para realizar la gestión particular de mercancías bajo distintos regímenes aduaneros de acuerdo a la Ley Aduanera.

Entre los procesos que puede realizar un agente aduanal se encuentran:

  • Ser representante legal del importador y realizar solicitudes de importación a nombre de éste.
  • Encargarse de la documentación necesaria para importar o exportar.
  • Realizar el seguimiento de la mercancía en distintos medios de transporte.
  • Clasificar la mercancía de acuerdo a sus aranceles.
  • Calcular las contribuciones a pagar.
  • Verificar el cumplimiento de las regulaciones y restricciones no arancelarias, así como los permisos, autorizaciones, certificados, etc.
  • Presentar la mercancía ante las autoridades aduaneras para su revisión.
  • Garantizar el pago de las contribuciones.
  • Brindar asesoría legal.
  • Ofrecer servicio de transporte de mercancías, logística y financiamiento.
  • Proporcionar menores costos de empaque.

Por otra parte, también es importante considerar la elección de un depósito fiscal, ya que éstos integran servicios logísticos que facilitan la operación, almacenaje y comercialización de las mercancías.

El depósito fiscal es un almacén autorizado por las autoridades aduaneras para albergar mercancías de procedencia extranjera o nacional.

Este régimen resulta atractivo para quienes no quieren descapitalizarse al pagar de manera inmediata los impuestos permitiendo la extracción de las mercancías posteriormente así como el pago de las contribuciones generadas.

Un depósito fiscal está autorizado para realizar los siguientes servicios:

  • Verificar la información comercial a través de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM).
  • Administración de inventarios.
  • Ceder a terceros la extracción de las mercancías
  • Preparar o detallar la presentación final de los productos
  • Almacenar mercancías a consignación de Proveedores Extranjeros.
  • Realizar inspecciones detalladas de los productos.
  • Etiquetar, marbetear, envasar, etc.
  • Coordinar embarques.
  • Operar centros de distribución.
  • Armar pedidos con condiciones específicas.

Elegir un agente aduanal y un depósito fiscal son decisiones que deben tomarse con cuidado ya que intervienen en procesos vitales para las empresas.

Por ello es importante asegurarse que el agente aduanal y el Almacén General de Depósito estén autorizados para realizar sus operaciones, garantizando la correcta gestión, almacenaje, transporte y documentación de las mercancías de forma segura, confiable y profesional.

Nuevo llamado a la acción